Frente Auténtico del Trabajo, Mty.

Página del CETLAC-FAT en Monterrey, NL.

Represión hacia estudiantes de la UANL (Universidad Autónoma de Nuevo León)

Posted by CETLAC-FAT-Monterrey en septiembre 14, 2012

de Jorge Arturo Castillo,

(video abajo)

Lo acontecido el día de hoy (13 de septiembre de 2012) a Denise Márquez, Julio Vértiz y Antonio Cobos fue un acto evidente de represión “velada” por parte del cuerpo de seguridad de la UANL dirigido a estos tres jóvenes estudiantes miembros de la Asamblea Estudiantil.

La UANL tiene la atribución (fundada en sus respectivos reglamentos e instancias propias [como la Comisión de Honor y Justicia del Consejo Universitario]) de resolver de forma interna todo acto que suponga la comisión de alguna “falta”, y que este dentro de su capacidad jurisdiccional, a menos claro está, que de dicho acto se derive algún “delito” y ello obligue a las autoridades universitarias a efectuar la “denuncia” correspondiente a las autoridades competentes.

En definitiva, el acto del cual se pretendió inculpar a los tres universitarios (escribir frases de protesta en un muro provisional de madera que cubre una construcción entre la FFyL y la FTSyDH en CU) no ameritaba se hiciera el llamado a la policía nicolaita (por demás sabido que es de las más corruptas e infiltradas por bandos delincuenciales dentro de la zona metropolitana); se trataba más bien de un asunto (en caso de estar sólidamente fundamentado) que podría considerarse más de “carácter disciplinario”, o también como un asunto que pudiera resultar en una “falta administrativa”, la cual las autoridades universitarias tienen la capacidad y el deber de resolver de forma interna (¿si no entonces para qué sus reglamentos y su así llamada “autonomía”?).

Las autoridades universitarias (salvo la muy honrosa excepción de la Mtra. María Luisa Martínez, directora de FFyL) no asumieron su deber de resolver mediante los causes institucionales internos el supuesto “acto vandálico” que a Denise, Julio y Antonio se le acusaba de haber cometido, por el contrario, el cuerpo de seguridad se desentendió de sus funciones de remitir o turnar a los tres jóvenes a las propias autoridades universitarias competentes para que juzgaran y resolvieran, conforme a estatuto, sobre el acto del que supuestamente se les acusaba.

El cuerpo de seguridad de la UANL fue cómplice de la agresión que posteriormente sufrieron estos tres estudiantes a manos de los policías: cómplice por deslindarse de sus responsabilidades institucionales en torno a un asunto de carácter interno y junto con ello tomar la decisión desmesurada de solicitar la intervención de una corporación policial de muy dudoso profesionalismo y honorabilidad, con lo cual además pusieron en riesgo la integridad física de Denise, Julio y Antonio (¿acaso no sabían en manos de quiénes los estaban entregando?). Lamentablemente los tres sufrieron lesiones durante la detención.

De esta forma mañosa y perversa el cuerpo de seguridad de la UANL no sólo provocó una situación por demás innecesaria (dado que la misma Mtra. María Luisa Martínez confirmó que los jóvenes no cometieron ninguna falta en las instalaciones de la FFyL), sino que también dio pie a las agresiones que sufrieron a manos de los policías, pues al entregarlos los colocó en una situación de indefensión absoluta.

Cabe destacar que, según las mismas declaraciones de los tres jóvenes, los policías de la unidad A44 les decían que les iban a propinar una “ ‘chinga’ por haber tomado las instalaciones de la estación del Metro Universidad días atrás”, lo cual no tenía en absoluto nada que ver con el supuesto “acto vandálico” por el cual estaban siendo detenidos, a lo que precisamente vale preguntar: ¿Cómo fue que los policías asumieron tal antecedente, claro, en caso de que efectivamente ellos tres hayan participado en dicha manifestación? ¿Los policías recibieron línea? Difícil de saber cualquiera de estas dos suposiciones.

Pero a pesar de éstas últimas dudas, tal acción “disciplinaria” por parte del cuerpo de seguridad de la UANL, junto con la endeble acusación que esgrimió y de la cual todo esto derivó (véase la foto y el texto que la acompaña), me hace suponer que sus fines no fueron los de salvaguardar las instalaciones de la institución sino la de actuar de forma directa, con base a cualquier pretexto, en contra de los tres miembros de la Asamblea Estudiantil y sus causas.

Todo esto me lleva a considerar seriamente que, de forma “velada” y vil, el cuerpo de seguridadde la UANL reprimió a Denise, Julio y Antonio por su activismo estudiantil, pero lo hizo al estilo de Pilatos: lavándose las manos.

Comentario de Ricardo Moncada sobre esta misma fotografía: Yo fui a Rectoría el martes a realizar un trámite y pasé por ahí, las maderas estaban rayadas por todos lados, por todos los estudiantes que pasan ahí a diario, mensajes de amor, filosóficos, poéticos, de protesta, etc. Lo vi y como son maderas que se quitarán en cualquier momento, no pensé que alguien se fuera a meter en problemas por eso, así era, hasta hoy. Imagen tomada de: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151235053112502&set=p.10151235053112502&type=1&theater

ESTUDIANTES DE LA UANL TOMAN RECTORÍA POR LA REPRESION SUFRIDA POR TRES ALUMN@S.  video:

http://www.youtube.com/watch?v=2JBJeHmrnJ8&feature=share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: