Frente Auténtico del Trabajo, Mty.

Página del CETLAC-FAT en Monterrey, NL.

Salario mínimo insuficiente

Posted by CETLAC-FAT-Monterrey en diciembre 18, 2011

Salario mínimo debería ser de 280.42 pesos: Observatorio

CRISTINA JUÁREZ   /  diariocomo.com domingo  /  18 de diciembre de 2011

El salario mínimo ajustado para 2012 resulta insuficiente para cubrir las necesidades básicas de las familias poblanas, ya que de acuerdo al estudio “Los salarios en México”, elaborado por el Observatorio de Salario Justo de la Universidad Iberoamericana Puebla (UIA) el sueldo mínimo debe ser de 280.42 pesos al día o de 8 mil 412.47 al mes.

A partir del ajuste realizado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), los investigadores del Observatorio encabezados por Miguel Reyes Hernández, también director del Departamento de Ciencias Sociales de la UIA, dieron a conocer que hasta 2010, el poder adquisitivo del salario mínimo en México había caído a menos de 25 por ciento del nivel de 1976.

Lo que significa que para mantener el nivel del salario mínimo de 1976, el sueldo mínimo, o base, debería ser de 6 mil 984 pesos, y no de 1 mil 746 como es en 2011.

Según el estudio facilitado por Reyes Hernández, si se considera el marco constitucional, el Artículo 123 apartado VI de la Constitución señala que “los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. Los salarios mínimos profesionales se fijarán considerando, además, las condiciones de las distintas actividades económicas”.

Atendiendo estas directrices, el equipo del Observatorio de Salario Justo, realizó la estimación del salario mínimo, cuyo resultado estableció que el salario mínimo conforme a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos debe ser de 280.42 pesos al día o de 8 mil 412.47 al mes.

Una de las conclusiones adelantadas por el grupo académico de la Universidad Iberoamericana, se encuentra plasmada en el Estudio comparativo de la política salarial en Brasil y México, 2000-2010, que afirma que es falsa la premisa de que el aumento de los salarios implique inevitablemente inflación.

Por el contrario, los investigadores destacan que más allá de que el ajuste realizado al salario mínimo, para 2012, sobre todo para el caso de la región “C” a la que pertenece el estado de Puebla, sea benéfico para la mayor parte de la población, en realidad favorece mayores ganancias para los principales grupos económicos.

 

POLÍTICA SALARIAL BRASIL-MÉXICO

La publicación “Los Salarios en México”, parte de Estudio comparativo de la política salarial en Brasil y México, 2000-2010, que muestra que en Brasil se han aumentado los salarios significativamente en los últimos 10 años y los niveles de inflación no se han disparado.

Esto significa que los trabajadores brasileños aumentaron en términos reales su poder de compra, lo cual refuta con evidencia objetiva el prejuicio tan generalizado entre los empresarios y el gobierno mexicano de que un incremento a los salarios representaría inflación.

“Durante la última década, parte de la política económica de Brasil consistió en recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, aumentando los salarios por arriba de la inflación. De manera concreta, esta política se inició antes de la llegada al poder de Luis Inácio Lula da Silva (2003-2011)”.

Para los investigadores del Observatorio de Salario Justo, el resultado para Brasil ha sido sorprendente, ya que la economía no sólo recuperó un ritmo de crecimiento importante, sino que lo hizo a la par de mantener niveles inflacionarios bajos, además ha logrado reducir la desigualdad y pobreza.

Sin embargo, a diferencia de Brasil, la economía mexicana ha visto reducir considerablemente su diferencia contra el tamaño de la economía brasileña, la cual apenas si resintió la crisis de 2009, creciendo rápidamente en 2010. México, en cambio, no había alcanzado en 2010 los niveles de producción registrados en 2008, dos años antes.

 

SALARIO MÍNIMO A LA BAJA

Conforme a la estadística analizada por los investigadores, entre 2000 y 2010, el salario mínimo en México tuvo una pérdida promedio de 4.5 por ciento.

La razón está en la regla para determinar los aumentos al salario, en función de la llamada inflación esperada para el siguiente año, la cual es superior al incremento aprobado para el salario mínimo por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

Entre los efectos que se manifiestan en una crisis, considerando ese desajuste entre lo que se vende y compra -a partir del poder adquisitivo de la población- y lo que se produce, se encuentra un ajuste inmediato en esa producción hacia la baja y, con ello, despidos masivos de trabajadores.

Además, el objetivo de inflación a partir del cual se establece el salario, siempre tiene un diferencial negativo con la inflación real. Esta “regla” que -de acuerdo con los investigadores- se derivó desde los años 80, en realidad permite la obtención de mayores ganancias mediante la baja de los salarios.

Hay que recordar que hace unos días, el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos acordó otorgar un aumento general a los salarios mínimos de las tres áreas geográficas para 2012 de 4.2 por ciento.

Los nuevos salarios mínimos legales que regirán a partir del primero de enero de 2012 son los siguientes:

Área geográfica “A”, 62.33 pesos diarios

Área geográfica “B”, 60.57 pesos diarios

Área geográfica “C”, 59.08 pesos diarios

El Consejo de Representantes acordó mantener para 2012, la actual integración municipal de las áreas geográficas para la aplicación de los salarios mínimos.

A pesar de este denominado “ajuste” de salarios que resulta mínimo e insuficiente para cubrir las necesidades familiares, en México es posible identificar incrementos en el mínimo durante los primeros años de la administración de Vicente Fox (2000-2006).

Pero, en 2003, 2004 y 2005 la inflación creció por arriba del crecimiento del salario, en 2006 -año electoral- vuelve a crecer el mínimo por arriba de la inflación, y de 2007 a 2009 la inflación superó el crecimiento del mínimo, durante el mandato de Felipe Calderón (2006-2012).

Por tanto, de acuerdo con los investigadores, la estrategia de atacar el incremento del salario mínimo para evitar presuntamente que la inflación se dispare y se asegure el crecimiento económico ha demostrado ser ineficaz a todas luces.

Lo que se ha logrado es que la riqueza de nuestro país se centralice de manera acelerada en unos pocos grupos económicos que son los beneficiarios de la pérdida del poder adquisitivo del salario.

En este sentido, la publicación Los salarios en México, aparecida en la revista Análisis Político de la Fundación Friedrich Ebert y que resume algunos de los resultados del Observatorio, señala que “a diferencia de la creencia popular de que en una crisis ‘pierden todos’, grandes grupos económicos bajo el control de unas cuantas familias tuvieron niveles de rentabilidad sin precedentes”.

 

LOS QUE SÍ GANAN

Durante los años 80, la productividad social de la economía se estancó y con ello el crecimiento del país, pero las ganancias de grandes grupos económicos tuvieron un crecimiento inusitado, refiere el análisis realizado por el grupo de investigadores.

El crecimiento promedio anual real de las utilidades de grupos económicos en el periodo 1983-1988 -como Bimbo (34.8%), Peñoles (57.6%), Frisco (157%) y Corporación Industrial San Luis (50.77%)- fue inusual y demasiado elevado.

Se vieron casos de grandes empresas que en un año tuvieron un crecimiento inaudito y exponencial en sus ganancias: Frisco, en poder de la familia Slim, con Carlos Slim a la cabeza, tuvo en 1983 un crecimiento real en la utilidad de 451.5%; Grupo Desc, en 1987, vio crecer sus utilidades en 107.5%; Cemex, en el mismo año, mostraba un incremento en su rentabilidad en 106.4%; y Corporación Industrial San Luis lo hacía en 385.2% en términos reales.

El estudio, revela que los grandes grupos económicos dominantes en ningún caso -con un país en recesión, mayor desempleo y aumento de la informalidad, entre otros- vieron mermados sus niveles de rentabilidad, al contrario, la crisis de los 80 fue un periodo de ganancias extraordinarias a costa de una caída sin precedente en los salarios reales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: