Frente Auténtico del Trabajo, Mty.

Página del CETLAC-FAT en Monterrey, NL.

EUROPA CONVULSA

Posted by CETLAC-FAT-Monterrey en noviembre 30, 2011

La huelga más grande en el país sin huelgas

BBC Mundo.  30 NOV. 2011

Si en Francia las huelgas son consideradas por algunos como un deporte nacional, en el Reino Unido se les veía como una herramienta del pasado.

Este miércoles esa herramienta ha brotado como un caudal reprimido: más de dos millones de empleados británicos están convocados para paralizar el sector público en la huelga más grande que han visto los británicos en los últimos treinta años, desde el gobierno de la llamada Dama de Hierro, Margaret Thatcher.

Maestros, médicos y funcionarios desfilan por las calles de Londres y de otras poblaciones dentro de las más de mil manifestaciones convocadas para la jornada. El motivo de la protesta: la reforma del sistema de pensiones que les obligará a aumentar sus contribuciones y a posponer la edad de jubilación a los 67 años.

Escuelas, hospitales, tribunales, oficinas gubernamentales y los servicios fronterizos de los principales aeropuertos londinenses, Heathrow y Gatwick, están entre los servicios más afectados. Mientras helicópteros del gobierno sobrevuela el centro londinense, las calles se llenan de manifestantes y de eslóganes como: “Son nuestras pensiones”.

A la huelga se han sumado sindicatos como el de los directores de colegios que en 114 años nunca habían participado en una protesta similar. ¿Qué fibras toca el gobierno del conservador David Cameron para que irrumpa la huelga más grande de una generación?

Pagar más para acceder a una pensión

El gobierno de David Cameron quiero aumentar las contribuciones para las pensiones y la edad a 67 años.  El gobierno señala que el costo de la financiación de las pensiones del sector público es “insostenible”, que las personas viven más tiempo. Para que el sistema sea sostenible el gobierno de Cameron quieren aumentar un 3% la contribución de los funcionarios a la Seguridad Social, lo que significaría unos US$ 1.500 menos al año en sus salarios.

La disminución de las previsiones de crecimiento de la economía británica, del 1,7% al 0,9% para 2011, del 2,5% al 0,7% para 2012 y del 2,1% para 2013 y el riesgo de recesión en la Europa del euro forman parte de los argumentos del ajuste de Cameron. A ello se suma una deuda pública de US$ 166.000 millones más de lo previsto para los próximos cuatro años.

Trabajar más tiempo

Hasta 2010 los hombres mayores de 65 años y mujeres mayores de 60 años tenían derecho a una pensión del Estado británico. Cameron propone que las pensiones se pospongan a los 67 años. Asimismo se busca que la edad de jubilación de las mujeres coincida paulatinamente con la de los hombres.

Para los treinta sindicatos que participan en la huelga, la propuesta del gobierno se reduce en una ecuación: trabajar más por menos.

Cobrar menos

Los nuevos pensionados cobrarían menos que los actuales porque el sistema para calcular el pago cambiaría. La pensión sería el resultado del promedio de salarios percibidos durante toda la vida laboral, en lugar de los últimos salarios como se venía haciendo hasta

Salarios congelados

Dentro de los ajustes que ha adelantado el gobierno de Cameron está la congelación de salarios públicos, aplicada durante 2011 y prevista para 2012. Los salarios no podrán aumentar más del 1% en 2013 y 2014.

Recorte de puestos de trabajo

Lejos de buscar el entendimiento con los sindicatos, el ministro de Economía, George Osborne, anunció este martes que el sector público perderá 700.000 empleos en los próximos años, en lugar de los 400.000 hasta ahora previstos.

 

“El euro fue una trampa para pobres”

Miguel Mora . París.   elpais.com  28 NOV 2011

“Todo el mundo se ha vuelto más egoísta, la solidaridad no existe, ya nadie ayuda a nadie. No sé mucho sobre la deuda, pero sé que esta crisis es una mierda porque la van a pagar los mismos de siempre, y da igual que gobierne la izquierda o la derecha porque los que mandan son los bancos, los financieros”. El que habla es Diabira, un joven de 24 años y raza negra que acaba de terminar su turno en la fábrica de PSA Citroën-Peugeot, un enorme edificio con los muros coronados de espinas.

Parece una cárcel, pero es una fábrica y da empleo a miles de trabajadores. Por ahora. El gigante francés de la automoción ha anunciado que en 2012 deberá despedir a 5.800 personas en Europa, 4.000 de ellas en Francia. Diabira cuenta que “en la fábrica todos tienen miedo a perder el curro”. Él trabaja aquí desde hace tres años, controlando la calidad de las piezas. En su sección, explica, “ya nos han dicho que a final de mes se irán todos los contratados temporales. Dicen que los fijos no, pero ya veremos”.

Estamos en Saint-Ouen, la banlieue (periferia) del norte de París. El departamento se llama Sena-Saint-Denis, pero todos le llaman el 93 por su número postal. Es el lugar de Francia donde viven, proporcionalmente, más inmigrantes; la zona con la mortalidad infantil más elevada (un 5,7%), con la población más joven (el 14% tiene entre 14 y 24 años) y la tasa de empleo más baja: un 11,6% de paro en el segundo trimestre de 2011, frente al 9,1% nacional. Pero la cifra entre los jóvenes alcanza ya el 43%.

Desde que empezó la crisis, en 2008, el modelo francés del Estado providencia ha tenido que echar el resto en este barrio depauperado. El desempleo juvenil se ha disparado un 27% en tres años, y en abril solo había 66 jóvenes cobrando la RSA (renta de solidaridad activa), la prestación social para los trabajadores y las personas con menos ingresos creada en 2009 por el Gobierno. Pero la RSA, que beneficia a tres millones de franceses, apenas sirve para los menores de 25 años sin trabajo, porque para acceder al subsidio es preciso haber trabajado 24 meses a tiempo completo en los tres últimos años. 

En estas calles sin boutiques ni brasseries hubo en los años setenta y ochenta muchas empresas metalúrgicas y químicas. La deslocalización fue cerrando casi todas, y los intentos del Gobierno por reconvertir la zona en un gran polo empresarial —aquí están las sedes de Alstom, BNP Paribas, Generali, Hermès o la telefónica SFR— parecen haber rendido pocos beneficios a sus habitantes. En las últimas elecciones regionales, un 67% de los censados del 93 prefirió no votar.

Saint-Ouen no es la peor zona del 93, pero los puestos del mercadillo Ottino venden la misma quincalla que uno puede encontrar en los zocos árabes y africanos. Mientras la crisis de la deuda azota a Europa, esta gente de todas las razas y colores lucha cada día por encontrar o mantener un trabajo, llegar a fin de mes, ir a la universidad. Diabira es un joven educado, culto y con ganas de aprender, pero no ha podido completar sus estudios: “Empecé Derecho mientras trabajaba de noche como agente de seguridad. Luego conocí a mi chica, nos fuimos a vivir juntos y tuve que ponerme a trabajar de día. Entré de becario en PSA, y hoy soy fijo y cobro 1.300 euros netos. Me ha ido bien, pero he tenido que renunciar a mi sueño. Cada momento que estoy en la fábrica pienso ‘mierda, yo quería ser político y ayudar a la gente’. Pero ahora tengo una hija de 10 meses y ese es mi deber. Si el Estado no me ayuda, es imposible salir de esta rueda”.

Paseando calle abajo viene la señora Chatti, con un gran bombo que anuncia su inminente maternidad. Cuenta que es argelina y lleva un año en París, que antes vivía en el sur de Francia y que cuando estaba en Argelia era secretaria de dirección en una empresa de energías renovables. “Querría formarme mejor y trabajar, pero es difícil. La vida aquí es dura y cara. Los franceses son poco acogedores, y tengo miedo de ir sola por la calle, veo muchos ladrones y agresiones”. Los datos parecen darle la razón: este año ya ha habido cuatro millones de robos en Francia. Sobre Europa, Chatti tiene una opinión muy extendida en el barrio: “El euro fue una trampa para los pobres, hizo más dura la vida a mucha gente, todo se hizo más caro de un día para otro”. Ella también cobra la RSA de 470 euros, pero solo llega a fin de mes, dice, gracias a que las amigas le ayudan: “Pero quiero que mi hijo nazca en Francia y seguiré aquí”.

En el 93 hay gente que está peor. Ahmed, de 61 años, exalbañil, y Pascal, de 45 aunque aparenta 20 más, matan el tiempo bebiendo una cerveza en el parque. Son SDF: sin domicilio fijo, sin techo. Los dos cobran sus 470 euros de subsidio, piden por la calle para comer y beber, y expresan la misma desconfianza en la política y el mundo moderno: “Internet y los móviles han cambiado la vida. La gente va por la calle con los cascos o el móvil y nadie habla con nadie, pasan a tu lado sin verte”, protesta Pascal.

Solo Arnaud Beseme, de 27 años, financiero en la multinacional Alstom, parece mostrar algo de esperanza. Con su primer empleo, gana ya 2.000 euros, tiene contrato fijo y se siente “mucho más europeo que francés”. Incluso está conforme con Merkozy: “Están intentando resolver la crisis, pero Sarkozy tendrá que aprobar ajustes más duros aunque eso le cueste la reelección. Su problema es que parece que trabaja más fuera que en casa, y eso podría favorecer al Frente Nacional”.

Diabira sonríe escéptico. “Sarkozy ha hecho algunas cosas bien, pero todos sabemos que son la señora Merkel y los bancos quienes deciden nuestro destino”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: