Frente Auténtico del Trabajo, Mty.

Página del CETLAC-FAT en Monterrey, NL.

Firman Pacto Mineros y Electricistas

Posted by CETLAC-FAT-Monterrey en febrero 27, 2011

GRAN PACTO DE UNIDAD NACIONAL MINERO-ELECTRICISTA

que firman el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

Nuestros dos Sindicatos tienen profundas raíces históricas de lucha y dignidad. En los principios del Siglo 20, ambos gremios trabajadores libramos valientes y heroicas luchas contra la explotación y contra el atropello de nuestros derechos como trabajadores.

Con el antecedente remoto de hace 2 siglos y medio (1766, Real del Monte, Pachuca, época virreinal) de la primera huelga minera triunfante en América Latina y el mundo, el 1º de junio de 1906 los mineros de Cananea, Sonora, se lanzaron a la huelga en defensa de su dignidad y derechos, contra la empresa extranjera que controlaba la mina y explotaba el trabajo de los mineros mexicanos; hubo trabajadores muertos y muchos encarcelados, en una represión
en la que el gobierno dictatorial de Porfirio Díaz echó mano de fuerzas armadas extranjeras. En pleno régimen porfirista estaban prohibidos los sindicatos y las huelgas, por lo que esta huelga se constituyó en precursora del estallido de la Revolución Mexicana de 1910, junto con la de textiles de Río Blanco, Veracruz, en 1907.

Las demandas de los mineros de Cananea (jornada laboral de 8 horas, salario mínimo y derecho de libre asociación sindical), aunque no las obtuvieron en su sangrienta huelga, fueron posteriormente incorporadas a la Constitución Política de 1917, como derechos plenos de los trabajadores, lo cual significó a la postre su triunfo.

Poco antes de promulgarse la Constitución que nos rige, constituidos en Sindicato desde diciembre de 1914, los trabajadores electricistas del centro del país protagonizaron en 1916 un gran movimiento de huelga contra la empresa extranjera propietaria de la Compañía de Luz, el cual fue reprimido violentamente por el gobierno de Venustiano Carranza, encarcelándose a muchos de los dirigentes y militantes del naciente Sindicato Mexicano de Electricistas, y condenando a muerte a algunos de ellos, sentencia que ante la firmeza electricista hubo de ser revocada. Los trabajadores electricistas no se doblegaron ante esta violencia y persistieron en su intento de constituir una Organización estable y combativa que existe plenamente hasta nuestros días, a pesar de las agresiones del actual gobierno proempresarial.

En 1934, en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, fue fundado el Sindicato Industrial de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, habiendo obtenido su registro legal el 11 de julio de ese año, por lo cual este día se celebra el “Día del Minero”.

Con esas trayectorias de lucha, ambos Sindicatos se enfrentan hoy a despotismos y persecuciones parecidos a los de sus respectivos inicios. Hoy como en aquellos comienzos, el derecho del trabajo está en crisis, lo que refleja el temor y la fobia de este gobierno para enfrentarse a la realidad
de la desigualdad entre ricos y pobres, o entre obreros y patrones. Así ni la tan exaltada justicia social ni el pretendido “bien común”, son una realidad sino que siguen siendo metas por alcanzar.

Las fuerzas reaccionarias del presente han querido anular, desde febrero de 2006 el espíritu combativo de los mineros, con la perversa persecución política desatada que dio comienzo al conflicto minero, y desde octubre de 2009, el de los trabajadores electricistas, con el cierre de la empresa Luz y Fuerza del Centro, cuyos designios en ambos casos han sido, en rigor, acabar con el Sindicato Mexicano de Electricistas y con el Sindicato Nacional de Mineros.

Entre hermanos de clase, el día de hoy damos este importante paso de unidad entre trabajadores, para fraternizar, compartir sueños y esperanzas y buscar caminos conjuntos de lucha y dignidad, y para oponernos a las pretensiones de quienes quieren borrar del panorama nacional a las organizaciones de trabajadores independientes y democráticas. Vamos a la unidad de propósitos
y de acción común por nuestras justas demandas. Nuestra palabra de hoy es la Unidad, la Lealtad y la Solidaridad de Clase.

Los mineros y los electricistas proclamamos que hoy, en febrero de 2011, estamos aquí plenamente dispuestos a seguir en la lucha por la autonomía y la libertad sindicales pisoteadas por los actuales gobiernos de derecha de Vicente Fox Quesada y de Felipe Calderón Hinojosa. Estamos convencidos de que la unión de nuestras fuerzas sindicales es imprescindible para el desarrollo de México y del sindicalismo.

Desde hace tres años y siete meses, a partir del 30 de julio de 2007, los mineros de Cananea, Sonora; Sombrerete, Zacatecas, y Taxco, Guerrero, estamos en huelga para no permitir que sean pisoteados nuestros legítimos derechos como trabajadores dignos, y por la seguridad industrial e higiene en el trabajo. Los trabajadores electricistas estamos aquí también, desde el 11 de octubre de 2009, para reivindicar nuestro derecho a sindicalizarnos libremente y en defensa de nuestros legítimos derechos y de nuestra fuente de trabajo ilegalmente extinguida por el gobierno reaccionario de Felipe Calderón.

La experiencia histórica demuestra que el motor que ha impulsado la transformación del país ha sido la capacidad de los trabajadores para no permitir que los esclavice el capitalismo salvaje que hemos padecido  en las últimas décadas. La defensa de nuestros Contratos Colectivos de Trabajo es y debe seguir siendo una de las llaves de nuestra fortaleza.

Hoy celebramos, por todas esas razones, este Gran Pacto Nacional de Unidad entre Mineros y Electricistas. Estamos bajo el mismo fuego enemigo de un gobierno y unas empresas que no respetan la Constitución, ni la Ley Federal del Trabajo, ni los Convenios 87 de la Organización Internacional del Trabajo sobre libertad sindical, y el 98 sobre la contratación colectiva, que hace más de 60 años fueron firmados por el gobierno de México. El derecho a la asociación sindical libre, a la autonomía de nuestras Organizaciones y el derecho a la huelga son de vigencia universal y este gobierno actúa contra todo derecho cuando los pisotea y viola. Y eso no lo debemos seguir tolerando los trabajadores.

Nuestra lucha ha convocado la solidaridad internacional de los trabajadores organizados. Más de 200 millones de trabajadores en el mundo han aportado su solidaridad, primero en tiempo a los mineros y después a los electricistas, en nuestras respectivas luchas. Numerosos Sindicatos mexicanos independientes y democráticos, como también lo somos los Mineros y los Electricistas, nos apoyan y otorgan su solidaridad.
 
Entre las organizaciones internacionales que aportan su incondicional solidaridad, destacan la Federación Internacional de las Industrias Metalúrgicas, FITIM, con más de 25 millones de agremiados en más de 100 países; la Federación Internacional de Sindicatos de la Energía, la Química, la Mineria e Industrias Diversas, ICEM, con una membresía de más de 20 millones de afiliados; la Federación Americana del Trabajo, AFL-CIO, con 12 millones de trabajadores; la Confederación Sindical Internacional, CSI, con 157 millones de adherentes; la Federación Sindical Mundial, FSM; la Asociación Internacional Derecho a la Energía, AID; así como numerosos sindicatos nacionales de Europa, Asia, África, América Latina y Oceanía. 

Nuestros principios programáticos para la acción

Ante todos estos hechos de lucha y solidaridad, Mineros y Electricistas hemos decidido constituir este Gran Pacto Nacional de Unidad, para enarbolar como principios los siguientes:

Por un sindicalismo de clase.

Por un sindicalismo democrático.

Por un sindicalismo autónomo e independiente de patrones y gobiernos.

Por un sindicalismo social que abra sus puertas al pueblo, lo defienda y lo apoye en sus esfuerzos por organizarse.

Por un sindicalismo internacionalista y solidario.

Por un sindicalismo que no permita la impunidad en los crímenes y asesinatos que las empresas cometen bajo cualquier denominación o pretexto.

Por un sindicalismo que no permita el encarcelamiento de dirigentes sindicales ni las represiones a trabajadores que pretenden organizarse en forma independiente y democrática.
 
Por un sindicalismo moderno del siglo XXI, que privilegie relaciones obrero-patronales constructivas y generadoras de empleos, basadas estas en la justicia, el respeto y la dignidad.

Nuestros acuerdos

1. Suscribir este Gran Pacto de Unidad Nacional Minero-Electricista.

2. Promover e integrar un Frente Nacional de Sindicatos Independientes y Democráticos, por la defensa y aplicación del Artículo 123 Constitucional, y para la defensa de los intereses de los trabajadores mexicanos.

3. Perseverar en la alianza entre trabajadores de México, Estados Unidos y Canadá de solidaridad con el sindicalismo democrático e independiente de México, en el marco de las acciones conjuntas acordadas en diversos momentos con Organizaciones como los United Steel Workers de Estados Unidos y Canadá, primero en Las Vegas, Nevada, EU, en 2005, con la Alianza Estratégica entre Los Steel Workers y Los Mineros; después en Toronto, Canadá, en junio 2010, en que se creó el Comité Trinacional México, Estados Unidos y Canadá, en solidaridad con el Sindicato Mexicano de Electricistas; y finalmente en Cananea, Sonora, también en junio de 2010, para iniciar el proceso de fusión entre Steelworkers y Los Mineros.

4. Coordinar nuestras estructuras organizativas en la suma de esfuerzos, para poder llevar adelante estos Acuerdos.

5. Organizar asambleas y reuniones regionales y nacionales para difundir y consolidar los objetivos de este Gran Pacto de Unidad Nacional entre Mineros y Electricistas.

No podemos ni debemos marchar cada quien por nuestro lado.

Estamos en México, DF, y en el centro de la República Mexicana; en Cananea, en Sombrerete, en Taxco, y a lo largo de toda la geografía nacional, tanto mineros como electricistas, para impulsar nuestras acciones y nuestras luchas sindicales.

Estamos de pie, resistiendo y combatiendo, a pesar de las perversas agresiones políticas y de las represiones criminales de los enemigos de clase.

Estamos convocando con nuestra unidad a los demás trabajadores y organizaciones sindicales y sociales de México a sumarse a este gran pacto de unidad entre trabajadores.
 
¡Que vivan las huelgas heroicas de Cananea, Sombrerete y Taxco!

¡Que vivan las luchas de los Sindicatos Minero y Electricista!

¡Que viva México, nuestra Nación!

POR EL SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS, SIDERÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA:
 
 
Napoleón Gómez Urrutia
Secretario General
 
Sergio Beltrán Reyes
Secretario del Interior, Exterior
y Actas
 
J. Genaro Arteaga Trejo
Secretario de Asuntos Políticos
 
 

POR EL SINDICATO MEXICANO DE ELECTRICISTAS:
 
Martin Esparza Flores
Secretario General
 
José Humberto Montes de Oca
Secretario del Interior
 
Fernando Amezcua Castillo
Secretario del Exterior
 
Vancouver, Canadá, 17 de febrero de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: